Iglesia Nacional Presbiteriana El Divino Redentor
A fin de que los siervos de Dios estemos enteramente preparados para toda buena obra.
Semana 22.  “Jesús, centro de nuestro ser y hacer”.
Lecturas: Mateo 26:6-13; Marcos 14:3-9; Juan 2:1-9.
 
Para memorizar:
Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro,  de mucho precio,  y ungió los pies de Jesús,  y los enjugó con sus cabellos;  y la casa se llenó del olor del perfume”.  (Juan 12:3)
 
Una de las primeras características que saltan a la vista de las narrativas bíblicas sobre la vida de Marta, María, y Lázaro es que los tres son solteros y conviven en la misma casa, pareciéndonos que esta familia en particular esta compuesta de tan solo estos tres miembros. Esto deja algunas lagunas en el entendimiento de la narrativa bíblica que podemos cuestionarnos. En la época las jóvenes judías se casaban entre los 13 y 16 años y al parecer las características de Marta y María nos dejan ver mujeres de un poco más de edad. Lucas (10:38) es enfático en cuanto a que al menos Marta podría ser considerada como dueña (pudiendo ser colectivamente) de la casa donde hospeda a Jesús. El tipo de funeral de Lázaro al cual asistió una multitud y permanecieron acompañando a sus hermanas al menos por cuatro días, el tipo de tumba, una cueva con una roca cubriendo la entrada, la cual sería cara y el perfume que maría derramó sobre Jesús durante la cena en su honor, con un costo aproximado al salario anual de un jornalero de la época, nos indican que era una familia con recursos económicos.


La presencia de Lázaro y de las dos hermanas, la parte que asumieron participando de la cena, el hecho de que la casa de Simón el leproso se hallaba en Betania, todo ello hace pensar que el ex-leproso estaba emparentado con Lázaro y sus hermanas, o que era al menos amigo muy cercano de la familia. Y hay mucho más que observar de estos tres hermanos y de ellos y su relación con Jesús aprender para nutrir nuestra propia relación como hermanos, con Jesús y su Evangelio de Buenas Noticias.
 

1.  Lázaro el que había estado muerto (Juan 12:1). La resucitación de Lázaro no es sólo la buena noticia de un muerto particular que vuelve a la vida; la Buena Noticia profunda y de fondo es que Jesús es la resurrección y la vida, que la muerte no tiene la última palabra, que vamos a resucitar. El relato está escrito de manera que nos muestra una comunidad de creyentes, de hermanos que, más allá de lo familiar, son hermanos en Jesús. Marta, María y Lázaro bien pueden representar a la Iglesia. Una Iglesia para la que la respuesta de Jesús es trascendente: en realidad, Lázaro no ha muerto, porque Jesús es la resurrección y la vida. Su cuerpo puede estar pútrido, pueden haberlo sepultado y llorado, pero por haber creído en Jesús, por ser un hombre que Dios abrió a la gracia, Lázaro está vivo en Dios, que es la vida verdadera (cf. Juan 11:20-44). Los creyentes no mueren, así sin más, abandonando la existencia; los creyentes prolongan su vida en Dios, porque han sido inundados por la gracia, y la gracia es muchísimo más grande que la muerte o el mal. Ahora, aquel que estaba muerto esta sentado a la mesa con Jesús y es u testimonio viviente de su poder sobre la muerte (Juan 12:2, 10-11). En la Iglesia de Cristo todos somos Lazaros. Pues es Jesús con su propia muerte quien nos ha traído de muerte a vida, hemos sido resucitados ya para vida eterna en Cristo; participamos de su mesa y de comunión con nuestro Señor. ¿Es nuestra nueva vida en Cristo un testimonio fiel de vida eterna y abundante? ¿Esta nuestro testimonio de vida atrayendo a muchos a creer en Jesús? ¿Si no es así que es lo que puede estar mal en nuestro ser como Lázaro?


2. Marta la que es en todo servicial (Juan 12:2). El don de ser servicial esta en la naturaleza de Marta, la diaconía puede hacerse presente en muchas mujeres y varones, aun sin ser creyentes en Jesús. Marta es hospitalaria con un Maestro desconocido para ella en el momento de encontrarlo (Lucas 10:38). Se ocupa y afana en que todo en “casa” este en orden, todo limpio y arreglado, la comida lista para el invitado. Y en esta fiesta organizada en honor a Jesús su hacer no cambia, ella es la que sirve; pero ahora lo hace a la mesa de su Señor y para sus invitados. Si seguimos en la consideración de que la familia de Marta, María y Lázaro, representan a hermanos y hermanas de la Iglesia de Cristo, entonces la Buena Noticia del Evangelio es que el Señor nos llama con lo que somos y transformará y alineara nuestro ser para que sirva a su gloria y sea útil a su reino. Martas son necesarias en la Iglesia, ocupadas de que todo este listo, afanadas en que la mesa este preparada y bien servida, preocupadas en atender a los invitados a Jesús a venir a su mesa y escucharle. Esto es la Diaconía cristiana, el don de servicio tomado por Jesús para bendecir a su iglesia y hacerla prosperar.

¿Cuántos dones y capacidades te ha dado Dios de forma innata o desarrollada que hoy no has puesto delante de Él para servir en su iglesia? ¿Cómo estos dones, tomados por el señor, pueden servir en el crecimiento de tu iglesia?

3. María la que se mantiene a los pies de Jesús (Juan 12:3). Tres son las narrativas bíblicas que nos presentan a María y en las tres este personaje manifiesta una conducta común: Lucas 10:39, Juan 11:32 y Juan 12:3, Busca estar a los pies de su Señor. Estar a los pies es símbolo de completa sumisión, de entrega humilde y profundo amor que conduce a la adoración ferviente que a Dios le agrada. Ante la critica, ante el dolor y ante la multitud reunida en la cena, María solo desea una cosa estar a los pies de Jesús y adorarle. Esta también es la Iglesia de Cristo; el conjunto de llamados por Dios y transformados por su Evangelio de Gracia en Cristo, que por amor, gratitud, entrega y sumisión buscan en todo y ante todo estar a los pies de su Señor. Esto hoy se puede traducir en varias actitudes: Devoción, búsqueda de su Palabra, alabanza en espíritu y en verdad, obediencia a sus mandatos, sensibilidad a escuchar la voz del Espíritu santo que nos recuerda cada palabra y enseñanza del Maestro (Juan 14:26).


¿Qué tan desarrollado esta el ser y hacer de María en tu vida diaria y no solo de domingo? ¿Qué respuestas encontró María a los pies de Jesús, que hoy necesitamos como creyentes y como Iglesia?


Marta, María y Lázaro son más que solo tres hermanos amigos de Jesús, representan la obra, y Buena Noticia del Evangelio, de como Jesús llama y transforma, salva y da vida, y levanta de seres humanos comunes una Iglesia a la que ama y de la que recibe, en diferentes formas y experiencias, adoración.


Para terminar: Oremos, Por nuestra iglesia local. Por entender los diferentes dones y ministerios y como todos se conjugan en una sola adoración. Y por nuestra propia vida en Cristo, que su Espíritu nos revele como entregar todo lo que somos y hacemos en adoración a nuestro Señor, en unión y unidad con la Iglesia.