Iglesia Nacional Presbiteriana El Divino Redentor
A fin de que los siervos de Dios estemos enteramente preparados para toda buena obra.
  Semana 3. “Jesús Transforma”
Lecturas sugeridas: Mateo 4:18-22; Marcos 1:16-20; Lucas 5:1-11

Para memorizar: Marcos 1:16-17.

 
“Andando junto al mar de Galilea,  vio a Simón y a Andrés su hermano,  que echaban la red en el mar;  porque eran pescadores.
Y les dijo Jesús:  Venid en pos de mí,  y haré que seáis pescadores de hombres”.
 
Tú, has venido a la orilla,
no has buscado ni a sabios ni a ricos;
Tan sólo quieres que yo te siga.
Señor, me has mirado a los ojos,
Sonriendo has dicho mi nombre,
En la arena he dejado mi barca
Junto a ti buscaré otro mar. 

 
“Pescador de hombres” es uno de los temas más conocidos del compositor Cesáreo Gabaráin. Su letra está basada en el pasaje bíblico de Lucas 5:1-11 (Leer). Según las referencias de la canción, Gabaráin viajó a Galilea y le conmovió la experiencia de estar en la orilla del gran lago donde Jesús llamó a sus primeros discípulos. Al regresar a España escribió el texto de la canción, como un recuerdo de que Jesús todavía llama discípulos hoy día y los transforma en pescadores de hombres.

1. En el mar de galilea. Hay detalles de la vida de los pescadores galileos del siglo primero que pasan desapercibidos al leer los relatos de los Evangelios, su oficio formaba parte de un complejo sistema de relaciones económicas; los Evangelios nos muestran que Simón Pedro no estaba solo en su negocio pesquero, uno de los relatos menciona a sus socios que estaban en la otra barca (Lucas 25:2, 7, 10). Los entendidos explican que “los pescadores formaban alianzas para participar en las subastas y conseguir los contratos o permisos de pesca. Quizás esta fue la manera como Pedro, Andrés y los hijos de Zebedeo, obtuvieron la autorización para fundar su negocio pesquero. Esta información nos ayuda a valorar más la fe de Pedro, Andrés, Santiago y Juan. La pesca era su medio de vida, el oficio que conocían y una fuente constante de ingresos. Pero independientemente de su situación económica, estuvieron dispuestos a abandonarlo todo cuando Jesús los llamó para convertirse en “pescadores de hombres”. ¿Qué será lo que Jesús nos invita a dejar, hoy en día, al llamarnos a ser sus discípulos y transformarnos en Pescadores de hombres, por medio del Evangelio?

2. La pesca milagrosa. Si leemos de nuevo el texto de la escritura que nos narra este acontecimiento (Lucas 5:3-6), veremos que este Milagro tiene que ver más con obediencia que con Fe. Pedro mostró su humildad al obedecer a quien, por no ser hombre de mar, bien se podría pensar que poco o nada sabía de aquel trabajo en el que, día tras día, Simón, había conseguido tanta experiencia y un gran saber. Sin embargo, obedece a Jesús, anteponiendo la orden de Jesús a sus años de experiencia. Esta obediencia, esta confianza en las palabras de Jesús fue la última preparación de Pedro para entregarse al llamado. La necesidad de la obediencia para quienes son llamados a ser discípulos de Cristo debe estar por encima de toda razón, conveniencia y eficacia. ¿Por qué nos es difícil ajustarnos en obediencia a la Palabra? ¿Que acontecimiento preparó a Pedro para obedecer (Lucas 5:5)?
 

3. Llamamiento de Pedro-Andrés-Jacobo-Juan-etc. “Venid en pos de mi” (Mateo 4:19; Marcos 1:17) es la Palabra con la que Jesús llama a los primeros discípulos. Esta es una invitación a iniciar un camino, un nuevo viaje, incluso una aventura, caminar detrás de las huellas del Maestro. Cambiar de camino y seguir a Jesús por un nuevo rumbo es la respuesta correcta a tal llamamiento. El camino de Jesús no se ajustará al nuestro, nuestro caminar debe ir obedientemente detrás del camino de Jesús. Sus Palabras, guía, amor y ejemplo serán los puntos cardinales con los cuales ubicar en camino que hay que recorrer. ¿Cómo recibiste este “Ven detrás de mi” en tu propia experiencia? ¿Qué se necesita para escuchar este llamamiento y seguirlo?
 
4. El temor a ser transformado. Los cambios radicales en la vida del ser humano causan, en la mayoría de ellos, confusión, inquietud y temor. Jesús llamó a estos 4 pescadores, de la seguridad de su oficio y economía familiar a tiempos de Fe y confianza en la providencia divina, a una nueva forma y estilo de vida radicalmente diferente; esto causó temor en ellos (Lucas 5:8-10). Sin embargo podemos estar confiados que junto al llamamiento esta la seguridad que da Jesús; “No temas”. ¿Qué temores tiene la gente hoy en día para seguir a Jesús? ¿Qué temores personales experimentaste cuando recibiste el llamado de Jesús en tu vida? ¿Cómo Jesús transformo tus temores en seguridad?

5. Transformados; dejaron todo y lo siguieron. En Lucas 5:11 notamos que al llegar a la orilla, lo dejaron todo, sin excepción lo dejaron todo, absolutamente todo para seguir a Jesús. Esta sin duda fue la decisión más difícil, pero también la más sabía que podían hacer. Solo piénsalo por un momento, ¿que vida más bendecida le podría espera al hombre que al lado del Dios del universo, el Dios creador, el Dios de misericordias, el Dios de gracias, el Dios de bondad, el gran Yo Soy?  Solamente le podía esperar una vida con propósito y Pedro, Andrés, Jacobo y Juan optaron por ella. Sin embargo, hoy en la vida de muchos creyentes nos damos lastimosamente cuenta que muchas de las bellas cosas que Jesús quiere hacer en y con nuestras vidas, se ven truncadas porque no queremos dejar, obedientemente, algunas cosas que nos gustan. Piensa por un momento en aquellas cosas que te estorban para cumplir con el propósito de Dios al llamarte a ser discípulo, tomemos unos momentos de oración personal para rendirlas delante del Señor.
Para terminar, oremos juntos porque el Señor use nuestras vidas transformadas para ser verdaderamente “Pescadores de Hombres” proclamando las Buenas Noticias del Evangelio.
 

 

Agregar un comentario

No puedes publicar aquí.

Ingresar / Registrarse para obtener acceso.