Iglesia Nacional Presbiteriana El Divino Redentor
A fin de que los siervos de Dios estemos enteramente preparados para toda buena obra.
 Bienvenido a la página de la Iglesia Nacional Presbiteriana

"El Divino Redentor"
de la Colonia Bellavista en Monterrey Nuevo León, México.


Esperamos poder ser de bendición para tu vida.
 
 Texto para Memorizar de esta Semana
 
No temas,  porque yo estoy contigo;  no desmayes,  porque yo soy tu Dios que te esfuerzo;  siempre te ayudaré,  siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia”. 
Isaías 41:10

 
La predicación de la Semana



Nuestro Dios tiene un Rostro
Pbro. Teodoro Villanueva Cedillo

Mensaje del Domingo 27 de noviembre 2016

Suscribete a nuestro Canal de Youtube, danos un "Me gusta"
y compartenos en tus redes sociales

Ya tenemos más de 600 videos y 126 suscriptores.

 
 
 Actividades de la Semana
 
4 de Diciembre
Segundo Domingo de Adviento
9:00 a.m. Tiempo de Oración de la Iglesia
10:30 a.m. Culto Matutino
1:00 p.m. Escuela de Formación Cristiana
5:00 p.m. Culto Vespertino
 
5 de Diciembre  5:00 p.m. Culto
Reunión de la Sociedad Femenil
“Obreras de Cristo”
 
 
Avisos  de la Iglesia
 
Lunes 19 de Diciembre 20:00 hr.
Presentación del coro de la Iglesia Cumbres del Rey
 
Martes 20 de diciembre 20:00 hr.
Presentación del coro de la Iglesia Emanuel
 
Jueves 22 de Diciembre 18:30 hr.
Visita a la clínica 34 IMSS
Participación del Coro Voces del Redentor
 
Sábado 24 de Diciembre 17:00 hr.
Festival Navideño de la Iglesia
 
Domingo 25 de Diciembre 12:00 hr.
Culto Navideño y participación del Coro





 
Liturgia del 2do Domingo de Adviento - La Paz

Pareja: Cristo vino para traer paz a la Tierra y a mostrarnos la buena voluntad de Dios para todos.

Esposo: Así como los israelitas anhelaban la venida del mesías, quien pondría todas las cosas en orden, los cristianos anhelamos el regreso de Cristo, nuestro Rey, quien regresará pronto y regresa en gloria. Mientras anticipamos el segundo Adviento, hagamos una pausa para considerar si estamos listos para la venida de Cristo, considerando de forma personal cual es el estado que guarda nuestra paz con Dios, a la luz que la Palabra nos muestra sobre el advenimiento de Cristo, y de la esperanza y paz que esto nos manifiesta.

Encender la Primera y Segunda de las velas de Adviento

Esposa: La Palabra nos declara que Cristo vendrá por segunda vez como Señor soberano, pero también como pastor delicado, vendrá para destruir y para construir, vendrá para separar y para juntar, Y su reino se caracterizará por su inagotable amor y su inquebrantable justicia. Hemos de considerar, en esta temporada de Adviento ¿Cómo estos principios Divinos impactan nuestra comprensión de como estar preparados para la venida del Señor?

Leamos Salmos 85:1-9.

Esposo: Para el salmista, experimentar la paz requiere escuchar cuidadosamente lo que Dios nos está hablando. Debemos identificar las situaciones o relaciones a través  de las cuales Dios nos está hablando acerca de nuestra necesidad de paz. La paz también está íntimamente conectada a la justicia, la fidelidad y a nuestro regreso de los caminos necios. Verdad que hay muchas circunstancias en nuestras vidas que incrementan la posibilidad de hacer algo incorrecto y que ello nos hace dudar de nuestra paz para con Dios.

Himno No. 137 “Tu dejaste tu trono y corona por mi” (estrofas 1 y 2)

Pastor: Una tarea fundamental del Adviento, y de la vida cristiana en general, es esforzarnos en recordar que el único que nos otorga la paz con Dios es Jesús, tenemos que aprender a vivir, en nuestra mente y corazón, con nuestra realidad en Cristo de un mañana eterno y de paz eterna, compradas para nosotros con el precio de su sacrificio; Y que esta realidad nos enfoque en el hecho de que cristo nos salvó y ahora está llevando en nosotros un proceso de transformación. Eleva tu voz al cielo y exclama “Ven Señor Jesús. Tú eres mi paz”.

Himno No. 137 “Tu dejaste tu trono y corona por mi” (estrofas 3 y 4)

Esposa: En los momentos de debilidad y flaqueza reconoce tu culpa, expresa tu pesar, pide a Dios fortaleza para corregir el camino y recuerda que en Cristo tienes perdón y paz para con Dios, Él es nuestra paz.
 
Todos: “Ven Señor Jesús. Tú eres mi paz”.
 

Lecturas Bíblicas para la Semana 49

Te invitamos a alimentarte diariamente con la Palabra de Dios,
aquí te presentamos nuestro calendario de lecturas.

 
 
Domingo Lunes Martes Miércoles
La Ley Historia Salmos Poesía
 Deuteronomio 2 Crónicas Salmos Cantares
23-25 5-9 140-142 1-2
       
Jueves Viernes Sábado Domingo
Profecía Evangelio Epístolas La Ley
Apocalípsis Hechos I Juan Deuteronomio
1-6 21-22 4-5 26-28
 
 
   

Conociendo la breve instrucción Cristiana
de Juan Calvino


CREO EN LA SANTA IGLESIA UNIVERSAL, EN LA COMUNIÓN DE LOS SANTOS

 Ya hemos visto la fuente de donde brota la Iglesia en la que se nos propone aquí creer para estar seguros de que todos los elegidos están unidos, por los lazos de la fe, en una Iglesia, en una comunidad, en un pueblo de Dios, cuyo guía, príncipe y jefe de este cómo cuerpo único es Jesús, nuestro Señor; pues los creyentes han sido elegidos en Cristo antes de la creación del mundo para estar todos unidos en el Reino de Dios.

Esta sociedad es católica, es decir universal, pues no hay dos o tres. Todos los elegidos de Dios están juntos y unidos en  Cristo, de tal modo que dependen de un solo Jefe, creen en un  solo cuerpo y están unidos unos a otros por una disposición parecida a la de los miembros de un mismo cuerpo. Se han  hecho con toda verdad uno, porque, teniendo una misma fe, una misma esperanza, un mismo amor, viven de un mismo Espíritu de Dios, y están llamados a una misma herencia: la vida eterna.

Esta sociedad es además santa, pues todos los que son elegidos por la eterna providencia de Dios para ser acogidos como miembros de la Iglesia, son santificados por el Señor y regenerados espiritualmente.

Las palabras comunión de los santos explican todavía más claramente lo que es la Iglesia: la comunión de los fieles consiste en que, cuando uno de ellos ha recibido de Dios algún don, todos participan de él, si bien, por la dispensación de Dios, este don ha sido dado a uno de ellos en particular, del mismo modo que los miembros de un mismo cuerpo, dentro de su unidad, participan entre sí de todo lo que tienen, aunque cada uno tenga sus dones particulares y sean diversas sus funciones.  Pues, lo repito, todos los elegidos están juntos y reunidos en un solo cuerpo. 

 
 
Dejanos tus sugerencias
Sugerencias para el Sitio
Actualizada
Domingo 4 de diciembre de 2016
Envia un correo al Pastor
Envía un Correo
al Pastor