Iglesia Nacional Presbiteriana El Divino Redentor
A fin de que los siervos de Dios estemos enteramente preparados para toda buena obra.
 Bienvenido a la página de la Iglesia Nacional Presbiteriana
"El Divino Redentor"
de la Colonia Bellavista en Monterrey Nuevo León, México.


Esperamos poder ser de bendición para tu vida.
 
 Texto para Memorizar de esta Semana

y conoceréis la verdad,  y la verdad os hará libres”.
(Juan 8:32)

 
La predicación de la Semana



Gracia que marca la diferencia
A.I. Daniel Ríos Prince

Mensaje del Domingo 11 de septiembre 2016

Suscribete a nuestro Canal de Youtube, danos un "Me gusta"
y compartenos en tus redes sociales

Ya tenemos más de 600 videos y 126 suscriptores.

 
 
Actividades de la Semana
 
18 de Septiembre
9:00 a.m. Tiempo de Oración de la Iglesia
10:30 a.m. Culto Matutino de Adoración
12:00 p.m. Escuela de Formación Cristiana
5:00 p.m. Culto Vespertino
 
19 de Septiembre
5:00 p.m. Soc. Femenil “Obreras de Cristo”


 
 
Avisos  de la Iglesia
 
22 de Septiembre
Visita a la Clínica 34 del IMSS
 
23 de septiembre
Noche de Oración y Alabanza
 
1 de Octubre
Reunión del H. Consistorio
 
15  de Octubre
Reunión Juvenil Iglesia y Campo
En Gracia Urbana



 
Devocional Familiar
Semana 38

 
 
“Permanezca el amor fraternal. No os olvidéis de la hospitalidad, porque por ella Algunos, sin saberlo, hospedaron ángeles. Acordaos de los presos, como si estuvierais Presos juntamente con ellos; y de los maltratados, como que también vosotros mismos estáis en el cuerpo”
Hebreos 13:1-3

Hay casas en donde nada está fuera de lugar y la mesa está puesta con vajilla china y cristalería, es como adentrarse en una revista de decoración. Le mostré a mis hijas fotografías de esas revistas y su reacción fue, “no parece que alguien viva ahí.” Yo estoy mucho más relajado en una casa en donde los niños y las mascotas corren de un lado a otro, y las ollas se derraman… está viva, invita a pasar, se siente como en mi casa. Si su hogar y su corazón están llenos de amor y aceptación, cualquier persona que entre se sentirá bienvenido (con platos sucios en el zinc y toda la cosa) dele la bienvenida a la gente cuando llegue a su hogar, pero también en su corazón. La hospitalidad no está contenida en cuatro paredes.
La hospitalidad sin fronteras se extiende más allá de nuestras casas, hasta el campo misionero, nuestra comunidad, nuestro país y al mundo entero. No sólo ore por gente que tiene problemas; ayúdelos en la forma que pueda. Llámelos, escríbales, ore con ellos, ayúdeles financieramente, ayude a sus familias.
Gálatas 6:2 dice que llevemos las cargas de los demás. Las cargas pueden ser financieras, físicas, emocionales o espirituales, y estamos unidos por el amor de Dios para usar los recursos que nos han sido dados para ayudar a aquellos en necesidad.

Piense en esto y ponga su amor en acción. Las oportunidades están por todas partes. Ora por misioneros, pero ayúdeles financieramente cuando le sea posible, o anímelos con cartas o correos electrónicos, o algún regalo. Ore por los presos, pero apoye algún ministerio carcelario o a sus familias con regalos para los niños. Dele la bienvenida al vecino nuevo, pero también ayúdele a que se adapte al nuevo vecindario. Ayudar a otros debe ser más que un deber. Debe ser parte de nuestra naturaleza. Lleve su amor más allá de su comodidad. Jesús llevó su amor por nosotros hasta la cruz.

Oración: Dios gracias por tu Palabra, porque nos enseña cómo debemos ser hospitalarios, especialmente por los que están cerca de nosotros y a tu servicio. En el nombre de Cristo Jesús. Amén

Lecturas Bíblicas para la Semana 38

Te invitamos a alimentarte diariamente con la Palabra de Dios,
aquí te presentamos nuestro calendario de lecturas.

 
 
 
Domingo Lunes Martes Miércoles
La Ley Historia Salmos Poesía
Números 2 Crónicas Salmos Proverbios
21-24 1-5 111-113 25
       
Jueves Viernes Sábado Domingo
Profecía Evangelios Epístolas La Ley
Amos Juan Filemón Números
5-9 19-21 1-3 25-28
 
 
 
 
   
Conociendo la breve instrucción Cristiana
de Juan Calvino

8. RELACIÓN ENTRE LA JUSTICIA DE LAS OBRAS Y LA JUSTICIA DE LA FE  (1).
 
No se puede dudar de que las obras buenas que proceden de una conciencia purificada sean agradables a Dios: al reconocer en nosotros su propia justicia, no puede menos que aprobarla y estimarla. 

Sin embargo, debemos procurar cuidadosamente no dejarnos arrastrar por una vana confianza en las buenas obras de tal modo que olvidemos la justificación por la sola fe en Cristo. Pues la única justificación de las obras que existe delante de Dios es la que corresponde a su justicia. A quien quiere ser justificado por las obras no le basta, por consiguiente, hacer algunas buenas obras, sino que necesita mostrar una perfecta obediencia a la Ley. Y aun los que mejor y más que otros han adelantado en la Ley del Señor, están todavía muy lejos de esta perfecta obediencia. 

Más aún: incluso si la justicia de Dios quisiera contentarse con una sola buena obra, no encontraría el Señor en sus santos esa sola buena obra merecedora de que se le hiciese el elogio de la justicia. Pues, por más extraño que parezca, es absolutamente cierto que ni una sola obra procede de nosotros con absoluta perfección y sin estar ensombrecida con alguna mancha.

 
 
Dejanos tus sugerencias
Sugerencias para el Sitio
Actualizada
Lunes 19 de septiembre de 2016
Envia un correo al Pastor
Envía un Correo
al Pastor